Del silencio en Auschwitz, a la multitud de jóvenes del mundo en el Vía Crucis, marcan actividades del papa en Cracovia
- Por Víctor Villa C. y Enríque Astudillo B.

Este viernes 29 de julio fue una jornada emotiva en la visita del Papa a Polonia. En la mañana recorrió en completo silencio el antiguo campo de concentración nazi de Auschwitz. Luego visitó el Hospital de Niños Cracovia-Prokocim, concluyendo con el multitudinario Vía Crucis en el que estuvieron presentes miles de jóvenes de Chile.

En silencio y solo. Así recorrió el papa Francisco las calles de los campos de Concentración de Auschwitz y Birkenau, distantes unas dos horas de Cracovia. Allí el pontífice entró al patio en frente del Bloque 11, donde se llevaron a cabo miles de ejecuciones. Luego encendió una pequeña lámpara que había traído desde el Vaticano, y tocó la famosa pared donde tantos hombres y mujeres fueron ejecutados.

De regreso en Cracovia compartió con los niños, padres y personal del hospital dedicado a la infancia con que cuenta la ciudad polaca.

Allí el Papa señaló que nuestra sociedad está contaminada por la cultura del descarte y las víctimas de ello son los más débiles y más frágiles “esto es de hecho cruel" afirmó Francisco. Luego animó a todos los que viven el Evangelio visitando a los enfermos, así como a los médicos, enfermeras, trabajadores de la salud, capellanes y voluntarios.

Finalmente la noche del viernes se unió a casi un millón de jóvenes en la procesión de la Cruz realizado en el parque Blonia de Cracovia.

La cruz fue llevada por representantes de una docena de asociaciones y comunidades de caridad. Cada una de las estaciones relevó los problemas que enfrenta el mundo de hoy, como la pobreza, el hambre y el sufrimiento, entre otros.

En su mensaje a los jóvenes, entre los que se encontraban miles de chilenos, el papa señaló: "Nuestros hermanos y hermanas de Siria que han huido de la guerra." "Les damos la bienvenida con amor fraterno y sentimientos cálidos", declaró el Papa.

El Santo Padre valoró la importancia de vivir este Año Santo de la Misericordia y recordó que las obras corporales y espirituales “nos ayudan a abrirnos a la misericordia de Dios, a pedir la gracia de comprender que sin misericordia no se puede hacer nada”.

Además, invitó a los peregrinos a ser protagonistas del servicio hacia los más necesitados: “Hoy la humanidad necesita hombres y mujeres, y en especial jóvenes como ustedes, que no quieren vivir sus vidas a medias, dispuestos a entregar sus vidas para servir generosamente a los hermanos más pobres y débiles, a semejanza de Cristo, que se entregó completamente por nuestra salvación”, dijo.

“La vía de la cruz es la única que vence al pecado, el mal y la muerte, porque desemboca en la luz radiante de la resurrección de Cristo, abriendo el horizonte a una vida nueva y plena. Quien la recorre con generosidad y fe, da esperanza y futuro a la humanidad”, concluyó.

Presente en la última celebración del día, el padre Francisco Llanca, Vicario de la Esperanza Joven del Arzobispado de Santiago, comentó la visita del papa al campo de concentración de Auschwitz: “Es una visita que se contempla en el silencio. Por sus víctimas y para que reflexionemos sobre la humanidad. Qué nos pasó como comunidad para llegar a esas atrocidades. El silencio del diálogo fue para recordar la intimidad de hombres y mujeres que sufrieron tantas atrocidades”.

Y sobre la celebración del camino de la cruz, en la Jornada Mundial de jóvenes, el vicario añadió: “El vivir hoy este Vía Crucis es una maravilla. Cracovia está llena de banderas, llena de alegría, de esperanza y son signos de una juventud que pide que salgas de la burbuja y el papa Francisco lo ha recalcado fuertemente”.

VIDEO: Jóvenes peregrinos chilenos visitan Auschwitz

Por Sebastián Fuenzalida A. y Enrique Astudillo B.


Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Créditos imágenes: mazur/episkopat.pl
Auschwitz, 29 de Julio, 2016
Galerías Fotográficas