Cardenal Ezzati realizó misa de envío a jóvenes peregrinos que viajarán a la Jornada Mundial de la Juventud
- Por Andrea Ruz Dios

El encuentro mundial con el papa Francisco, se realizará en la ciudad de Cracovia, en Polonia, entre el 25 y el 31 de julio, donde millones de jóvenes participarán de un verdadero campamento de fe.

“Que esta peregrinación a la Jornada Mundial de Jóvenes sea para ustedes una ocasión de gracia para abrir de par en par, las puertas a Jesucristo nuestro Señor, para encontrar en Él el sentido más verdadero y auténtico de nuestra existencia”, dijo el Arzobispo de Santiago en su homilía, a los más de mil jóvenes que llegaron a la catedral para recibir su bendición.

“Espero que se puedan encontrar con Jesucristo y que puedan descubrir en Cracovia, bajo el testimonio del papa Juan Pablo II, esa invitación a no tener miedo a mirar el futuro con mucha esperanza y a comprometerse para que ese futuro pueda realizarse”, agregó el cardenal, quien además bendijo la bandera chilena que llevará la delegación chilena a Polonia.

El vicario de la Esperanza Joven y delegado nacional de la jornada, Francisco Llanca, comentó: “Los peregrinos se han preparado con energía y esperanza para ser hombres y mujeres que tengan un encuentro con Cristo y un encuentro con hermanos de otros países. Hoy vemos el gozo de una juventud que quiere un Chile mejor y que se compromete con alegría y esperanza constructivamente”.

En la celebración eucarística, también estuvo presente la embajadora de Polonia en Chile, Aleksandra Piatkowska, quien también envió un mensaje a los peregrinos: “Estoy muy feliz de ver a tantos jóvenes reunidos. Disfruten en la manera de la fe y que este encuentro con el papa Francisco les ayude a vivir de manera cristiana”.

Cerca de dos mil jóvenes representarán a Chile

Diego Toro es uno de ellos. Tiene 14 años y esta será su segunda JMJ. “Ver a tantos jóvenes unidos que siguen a Dios me produce una gran emoción. Nos hemos preparado durante dos años para poder cumplir este objetivo, el poder encontrarnos con Cristo”, comentó.

“Poder asistir a esta jornada es responder al llamado de Dios nos hace, de la fidelidad de ser un discípulo misionero, a través de este encuentro con el papa. En este año de la Misericordia, poder estar en las tierras del papa Juan Pablo II, sin duda es la mejor motivación. El encuentro cultural y fraterno que se arma, el sentirse Iglesia de Chile, pero inserta en el mundo, es una de las principales motivaciones”, dijo María José Segovia.

Los peregrinos chilenos comenzarán su viaje el 20 de julio en Limanowa, ciudad de 25 mil habitantes, distante una hora de Cracovia y a contar del día 25 de julio se instalarán en la ciudad sede de la JMJ. En ambas ciudades permanecerán en casas de familias, parroquias y monasterios, desde donde se desplazarán por buses a las distintas actividades previstas en el programa oficial.

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 10 de Julio, 2016
Galerías Fotográficas