Animadores se la juegan por compartir el Evangelio

Con gran entusiasmo, los jóvenes de la arquidiócesis reunidos durante el fin de semana pasado en Punta de Tralca reiteraron con fuerza el ¡sí! a propagar su fe. El sábado en la tarde, los participantes recibieron la visita del Arzobispo, quien los instó a no perder de vista en ningún momento, incluso de pena o adversidad, que la amistad con Jesús es la fuente de la auténtica alegría.

La belleza del mar y la calidez de la fraternidad fueron el marco del Encuentro Oración de Animadores de la Esperanza realizado en Punta de Tralca el fin de semana. Impulsada por la VEJ, la jornada tuvo por objetivo propiciar un espacio de oración y de encuentro con el Señor, en el que los y las jóvenes que animan la pastoral juvenil de la arquidiócesis puedan renovaran su llamado a ser auténticos testigos de la esperanza, siendo anunciadores de la alegría del Evangelio para todos.

El encuentro congregó a casi 400 jóvenes de parroquias, colegios y movimientos católicos de Santiago, quienes disfrutaron y vivieron con intensidad cada uno de los momentos, bajo el lema “La Alegría del Evangelio”.

Hans Shurch (20 años, parroquia San Agustín de Huechuraba), señaló: “Cuando hice mi confirmación, me quedó gustando el acompañamiento que tuve y lo que viví, porque me ayudó a crecer como persona, como amigo, como cristiano y todo. Ahora quiero devolver lo que me entregaron a mí, de la mano de Dios. Uno como joven empatiza más con otros jóvenes o niños porque hay más cosas en común que una persona grande”.

Janis Figueroa (17, Parroquia Jesús del Señor de La Florida), indicó a la vez que el encuentro fue “súper entretenido; nunca había participado y es un agrado, porque se conoce mucha gente y se comparte con todos, sin vergüenza”. La joven comentó que entre sus motivaciones para ser animadora destaca el ver el proceso que experimentan los chicos. “Es bonito ver sus cambios, cómo toman las experiencias, cómo crecen y cómo quieren seguir participando en esto, y nada, más que nada uno se encariña”.

Luis Valdés (18, Santa María del Sur de Pudahuel) añade: “Por haber tantos jóvenes de tu misma onda es una experiencia muy bonita, muy enriquecedora. Y todo muy lleno de bendiciones”. Sobre ser animador expresó que “es importante que los niños conozcan a Dios, que los jóvenes lo sientan, y es muy grato enseñar lo que uno aprende día a día. Es muy bonito inculcarle a los niños desde pequeños que Dios lo es todo. Ser catequista es una parte muy importante de mi vida y por mí no la dejaría nunca”.

Jeremy Subercaseaux (22, Santa María del Sur de Pudahuel) sostuvo que “es bonito compartir la fe con otros jóvenes, donde puedes experimentar el amor de Dios en comunidad y entre hermanos. Lamentablemente hoy en día en esta sociedad cuesta hablar de Dios a una persona de tu colegio, universidad, instituto, porque en el fondo quizá el mundo va para un lado y las cosas de Dios van para otro. En el fondo, me gusta estar aquí y ser animador porque la gente tiene hambre de Dios, tiene ansias de conocer a Dios y me gusta transmitir a los jóvenes la alegría que yo experimenté al haber conocido a Dios y trato de invitar a otros jóvenes a que puedan experimentar ese amor que es lo más lindo. La fe es algo que se experimenta en la vida y desde lo que yo he vivido les transmito a los chiquillos de confirmación. Intento que eso se contagie”.

Rocío Rival (28, Natividad del Señor de La Reina): “Ha sido muy lindo, un encuentro con el Señor y con gente de otras zonas, de otras realidades, donde uno se puede enriquecer mucho y también aportarle a las otras personas. Siento que lo que a mí se me ha dado, yo lo tengo que dar también. Es un gozo para mí poder entregar a Dios a los demás y hacer que lo vean y que los jóvenes se encuentren con el Señor todos los días y a través de otros jóvenes. Es una alegría constante tanto para ellos como para nosotros y aprendemos mucho de ellos también nosotros”.

Bárbara Rivas (15, Colegio Blas Cañas): “Nos estamos preparando para ser animadores, y como estoy en pastoral, me encanta conocer gente y también hacer dinámicas entretenidas a los niños para que estén más cerca de Dios, me invitaron a venir y me ha parecido súper bien, estoy muy contenta”.

Cardenal: Jesús es la auténtica alegría

Durante la tarde del sábado, al encuentro asistió el Cardenal Ricardo Ezzati, quien destacó que “ésta es la Iglesia joven, que sonríe, que se abre paso para servir a los hermanos en nombre del Señor”. “Son jóvenes, jóvenes cristianos que quieren mucho a Jesucristo y quieren participar de la vida divina que Él nos regala y quieren ser misioneros. ¡Son muchos motivos por los cuales he querido venir a compartir con estos jóvenes esta tarde!”, dijo.

El pastor sostuvo una distendida charla con los jóvenes en el templo, donde les habló sobre el camino para una auténtica alegría. “Un auténtico gozo del corazón lo encontramos en Jesús, en el diálogo con Él, en la amistad con Él, porque ninguno de nosotros es perfecto, porque también nosotros muchas veces traicionamos al Señor, nos cansamos de seguirlo, perdemos el entusiasmo.

Pero si no olvidamos que él es el camino, la verdad y la vida, no podremos nunca desesperar y siempre podremos volver a ese camino, a esa verdad, a esa vida”, manifestó.

“Naturalmente la vida se presenta con algún bemol, hay dificultades, hay incomprensiones, hay momentos de dudas, eso no van a faltar nunca. Pero nadie podrá quitarles el gozo que ‘yo les he dado’ –dice el Señor. Y ese gozo que Él nos regala, es el gozo de su vida divina injertada en nuestra propia vida humana. Nadie nos va a poder quitar eso”, agregó.

“Quisiera dejarles como recuerdo de este encuentro, la certeza de la belleza del gozo que el Señor nos regala. Siempre, siempre, el Señor nos regala el gozo. Ustedes son jóvenes que están animando la vida cristiana en otros jóvenes, en sus parroquias, en sus colegios, en sus movimientos. Llévenle a sus amigos, a los jóvenes, este clima de fiesta que están viviendo, esa certeza interior de que la vida cristiana es una vida llena de gozo porque es la vida del resucitado, es la vida animada por el Espíritu, una vida acompañada por tantos y tantas hermanos y hermanas en la fe”, les dijo el Arzobispo.

Fuente: Comunicaciones Iglesia de Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 05 de Junio, 2014
Galerías Fotográficas

Videos

  Video