29 de marzo, 2014
Multitudinaria y participativa Jornada Arquidiocesana de Laicos en Punta de Tralca

Cerca de 600 coordinadores de pastoral de parroquias, colegios, universidades y movimientos de toda la arquidiócesis de Santiago, además de sacerdotes y diáconos permanentes, han desarrollado una activa y reflexiva asamblea, que se inauguró este viernes 28, con el fin de fortalecer y profundizar el sentido y la espiritualidad misionera, en el contexto de la Misión Territorial de este año.

Así lo indicó Yasna Ayala, de la Vicaría General de Pastoral del Arzobispado de Santiago, quien precisó que el encuentro fue convocado “para ayudarnos a profundizar en el desarrollo de la Misión Territorial, en sus etapas, en cuáles son los acentos, para que esta misión sea diferente, en el sentido de que requiere de una conversión de cada uno de nosotros y una conversión en nuestra manera de hacer pastoral”. Añadió que “el objetivo es que la gente se vaya con cierta claridad metodológica de cómo aterrizar la Misión Territorial en cada unidad pastoral. Es un ejercicio de aprender juntos y traspasar este aprendizaje a las parroquias y las otras instancias pastorales. Ayudar a mirar, discernir y planificar juntos”, agregó.

Por su parte, monseñor Héctor Gallardo, vicario general de Pastoral, dijo que “esperamos que esta jornada sea un momento clave para que estos representantes de las distintas comunidades sean animadores de la misión en cada una de sus parroquias”. El sacerdote afirmó que “la participación de los laicos ha sido excelente, en un ambiente muy espiritual”. Añadió que “la misión comienza cuando tenemos la capacidad de mirar nuestra realidad, para saber a quién le tenemos que anunciar el Evangelio. Tenemos que aprender a mirar con los ojos de Jesús, para lo cual se necesita de una conversión del corazón”, aseguró.

El vicario expuso en la jornada inaugural sobre el marco general de la misión y sus contenidos.

La misión es anunciar a Jesucristo

Durante el segundo día de trabajo, se dio a conocer un video-mensaje del cardenal Ricardo Ezzati, quien debió viajar a Iquique para la toma de posesión del nuevo obispo de esa diócesis, monseñor Guillermo Vera. En dicho mensaje, el pastor enfatizó que “la misión es de todos los cristianos. Todos los cristianos somos discípulos y misioneros, por consiguiente, todos, en el ambiente donde están, tienen que sentirse invitados a participar de la misión”.

Luego, indicó que “la misión es el anuncio de Jesucristo, por lo tanto, una de las periferias fundamentales es ahí donde Jesucristo no es conocido, no es amado, no es seguido, no es celebrado y no es testimoniado. Así que la misión, en primer lugar, es anunciar a Jesucristo como buena noticia, que llena de significado la vida personal y la vida comunitaria”. Respecto del temor que algunas personas sienten de salir a la calle y visitar las casas, el cardenal Ezzati les animó diciendo que “la gran tarea que nos ayudará a superar el miedo es realizar la misión como comunidad, no como individuos solitarios, es la comunidad cristiana que sale a anunciar lo más bello y lo más grande que ha experimentado en el encuentro con Jesús”.

También invitó a los jóvenes, que son parte viva de la comunidad, dijo, y están llamados a salir con más energías y entusiasmo “y ayudarnos a los que tenemos más edad, en el camino de la misión”. El Arzobispo de Santiago enfatizó en su saludo que “los pobres también tienen que ser destinatarios de nuestra misión y estarán al lado nuestro, revelándonos el rostro de Jesús”. Finalmente, precisó que visitar las casas no es sólo entregar un folleto o alguna información, “sino que van a transmitir la experiencia de haberse encontrado con Jesucristo”.

Testigos de la misericordia sanadora de Jesús

En este segundo día de la jornada de laicos, el obispo auxiliar de Santiago, monseñor Pedro Ossandón, hizo una exposición en la que se refirió a la Iglesia como Madre de Misericordia y a la conversión misionera personal y pastoral. Para ello, se basó en pasaje del Evangelio en que Jesús sana al ciego de Jericó, al cual se acerca y con misericordia y le devuelve la vista, tras lo cual el sanado por Jesús lo seguía y glorificaba a Dios. Al respecto, monseñor Ossandón señaló que Jesucristo viene a recuperarnos la vista, “para que tú lo veas a él, para que con él veas la misión, para que con tu corazón convertido por su misericordia, puedas anunciar el Reino y hacer siempre la voluntad del Padre”. El pastor precisó que en este pasaje Jesucristo escucha al ciego, lo sana y le dice: “Tu fe te ha salvado” y lo invita a la misión evangelizadora.

Terminada la presentación de este tema, los participantes tuvieron un tiempo de reflexión personal y luego trabajaron en talleres sobre el tema “la Iglesia misionera mira la realidad”.

En la tarde, el vicario de la Zona Oeste y futuro obispo auxiliar de Santiago, padre Galo Fernández, analizó los elementos para el discernimiento pastoral.

La Jornada Arquidiocesana de Laicos culmina este domingo, con la presentación de una síntesis de criterios y pistas de acción y planificación pastoral.

Nueva Delegación para la Pastoral Familiar

Monseñor Pedro Ossandón, obispo auxiliar, en el contexto de esta jornada de laicos, dio la noticia de que el cardenal Ezzati introdujo un cambio en la Vicaría para la Familia, que estaba hasta ahora a cargo del padre Marek Burzawa como vicario, y designó al matrimonio de José Manuel Borgoño y Mónica Undurraga como responsable de la pastoral familiar, que en adelante, dijo, pasa a ser una delegación pastoral de la Familia. El obispo presentó ante la asamblea a este matrimonio, el que pidió mucha oración para este servicio y expresó su disposición a hacer lo que Señor les indique.

Fuente: Departamento de Comunicaciones www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 29 de Marzo, 2014
Galerías Fotográficas