Papa Francisco a dos millones de jovenes en misa final de la JMJ Cracovia 2016: Dios nos ama como el más acérrimo de los hinchas
- Por Víctor Villa C. y Enrique Astudillo B.

Este domingo 31 de julio casi dos millones de jóvenes, entre ellos más de 1.500 chilenos, se unieron en oración en lo que fue la última actividad de la Jornada Mundial de la Juventud, JMJ Cracovia 2016. En su homilía el papa señaló que por seguir a Jesús “pueden que los juzguen como unos soñadores, porque creéis en una nueva humanidad, que no acepta el odio. No os desaniméis”. Al finalizar la Eucaristía Francisco anunció que en 2019, Panamá será la sede de la próxima JMJ.

Tras toda una noche de vigilia en el inmenso Campus Misericordiae, casi 2 millones de jóvenes hicieron oración hasta las 10:00 hrs. (4 de la mañana de Chile), en espera de la Eucaristía presidida por Francisco.

Uno de los momentos especiales fue la renovación de las promesas bautismales en la que representantes de los diferentes continentes portaron bufandas blancas con la fecha de su bautismo (escenificando el bautismo de Polonia hace 1050 años).

El papa Francisco, al comienzo de su homilía refiriéndose al texto del encuentro entre Jesús y Zaqueo, señaló: “Jesús desea acercarse a la vida de cada uno, recorrer nuestro camino hasta el final, para que su vida y la nuestra se encuentren realmente”.

“Dios nos ama tal como somos, y no hay pecado, defecto o error que lo haga cambiar de idea. Para Jesús —nos lo muestra el Evangelio—, nadie es inferior y distante, nadie es insignificante, sino que todos somos predilectos e importantes: ¡Tú eres importante! Y Dios cuenta contigo por lo que eres, no por lo que tienes: ante él, nada vale la ropa que llevas o el teléfono móvil que utilizas; no le importa si vas a la moda, le importas tú. A sus ojos, vales, y lo que vales no tiene precio. Nos ayudará pensar que nos ama más de lo que nosotros nos amamos, que cree en nosotros más que nosotros mismos, que está siempre de nuestra parte, como el más acérrimo de los «hinchas».” afirmó el papa.

Insistiendo en el concepto de no quedar paralizados por el miedo o el que dirán, Francisco agregó: “Nuestro Padre «hace salir su sol sobre malos y buenos» (Mt 5,45), y nos invita al valor verdadero: ser más fuertes que el mal amando a todos, incluso a los enemigos. Puede que se rían de vosotros, porque creéis en la fuerza mansa y humilde de la misericordia. No tengáis miedo, pensad en cambio en las palabras de estos días: «Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia» (Mt 5,7). Puede que os juzguen como unos soñadores, porque creéis en una nueva humanidad, que no acepta el odio entre los pueblos, ni ve las fronteras de los países como una barrera y custodia las propias tradiciones sin egoísmo y resentimiento. No os desaniméis: con vuestra sonrisa y vuestros brazos abiertos predicáis la esperanza y sois una bendición para la única familia humana, tan bien representada por vosotros aquí”.

Finalmente poco antes de las 12:00 horas y tras agradecer al pueblo polaco y a Cracovia por organizar esta jornada, el papa anunció que Panamá en 2019 será el país que acogerá el próximo encuentro de la juventud a nivel mundial, lo que fue acogido con alegría por los países latinoamericanos. Tras dicho momento, el pontífice entregó la bendición final a la multitud reunida y les envío a sus países nuevamente con el desafío de dejar huella en el mundo.

Consultados sobre los sentimientos tras finalizar estas jornadas en Polonia, los jóvenes chilenos manifestaron:

Patricio Mujica de DUOC UC dijo: “Espiritualmente me siento súper lleno. El hecho de compartir esta experiencia junto a miles de peregrinos de todo el mundo que comparten la misma fe y lo que es el Año de la Misericordia. Me voy con mucha energía de querer llevar todo este amor y afecto de la gente de Polonia y de todo el mundo a Chile. Me voy con la misión de no hacer oídos sordos a las injusticias del mundo. El papa es un crack”.

Similar fue la opinión de Soledad Rodríguez de Regnum Christi, quien expresó: “Fue una experiencia muy enriquecedora, que transmitió mucha alegría y energía. Me recalcó el mensaje del papa de ser jóvenes que hacen acciones, que sueñan, que se ponen desafíos y metas. Vivir con alegría y dejar huella”. Estoy muy contenta de estar acá

“Han sido desde Polonia dos semanas maravillosas en la Jornada Mundial de la Juventud Cracovia 2016. Tiempo de oración y reflexión, de conocer la cultura, de encontrarnos con otros y derribar fronteras. El papa lo decía, cuando somos capaces de crear inclusión es cuando nos encontramos con otros. No quedarnos en la tranquilidad del hogar sino que estar en el mundo dando testimonio del amor. Es más fácil construir puentes que muros y eso hace el papa”, es la conclusión del padre Francisco Llanca, Vicario de la Esperanza Joven del Arzobispado de Santiago. El sacerdote agregó: “La misa de hoy es una expresión de fe, de amor y testimonio que obliga a cada joven y a quienes los acompañamos, a vivir un mundo mejor, luchar por un mejor país e irnos a Chile en busca de transformar las sociedad. Como decía el padre Hurtado al iniciar le mes de la solidaridad «un fuego que enciende otros fuegos»”.

En tanto, el Vicario de la Zona Centro del Arzobispado de Santiago, padre Marek Burzawa (nacido en Polonia pero chileno de corazón), declaró: “Fue impactante la vigilia que vivimos anoche donde el Santo Padre nos invitaba a despertar, salir de las comodidades. Los jóvenes no deben quedar como víctimas de la sociedad o la cultura, la idea es que se transformen en protagonistas, que sean capaces de cambiar el futuro”.



Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Cracovia, 31 de Julio, 2016
Galerías Fotográficas