Jóvenes representan a Chile en concierto y Misa en Polonia
- Por Víctor Villa C. y Enrique Astudillo B.

La tarde de este viernes 22 de julio, Chile fue protagonista en las celebraciones de la semana previa a la Jornada Mundial de Jóvenes que se están desarrollando en la diócesis de Tarnow. Un grupo de chilenos representaron al país en el concierto y la misa realizada en el Santuario de Nuestra Señora de los Dolores en el centro de la ciudad de Limanowa.

A las 15:00 horas un puñado de jóvenes compatriotas fueron los encargados de abrir el multitudinario concierto desarrollado en el Parque de la ciudad de Limanowa. Con dos pies de cueca los chilenos mostraron el país a través de esta danza y música tan característica. Presentación que fue entusiastamente recibida por las delegaciones de Francia, Ucrania, El Congo y otros países partícipes del evento artístico.

Una de las bailarinas chilenas, Alejandra Aguirre, quien es profesora del Colegio San Anselmo y parte del Movimiento Apostólico Manquehue, manifestó: "Fue un desafío enorme representar a Chile y mostrar nuestra cultura en un lugar tan lejano. Eso nos une a todos así que estamos felices de estar mostrando nuestra cueca y nuestro baile".

Posteriormente todos los muchachos se dirigieron a la Basílica de Nuestra Señora de los Dolores, que deslumbra no solo por su bella e imponente construcción, sino también por la gran estatua del Papa Juan Pablo II que recibe a los peregrinos.

En la Plaza de la Coronación, ubicada al interior de dicho santuario, se celebró una especial Eucaristía presidida por el obispo auxiliar de Tarnow, monseñor Leszek Leszkiewicz, y que fue concelebrada por sacerdotes de diversas nacionalidades.

Entre ellos destacó la presencia del Vicario de la Esperanza Joven, Francisco Llanca; el Asesor nacional de la Pastoral Juvenil, Manuel Quiroz; y del Vicario de la Zona Centro de Santiago, padre Marek Burzawa.

La lectura del Evangelio se realizó en español, francés y polaco, momento en el que al padre Quiroz le correspondió proclamar la palabra de Jesús en español.

En tanto, el vicario Burzawa tuvo la misión de traducir desde su idioma natal, la homilía del obispo Leszek para los chilenos. En sus palabras, el pastor de la Iglesia polaca realizó un potente llamado a los jóvenes a encontrarse con Cristo en cada una de las actividades de este encuentro mundial y les invitó a: “No dejar pasar la bella oportunidad de intentar pensar en lo que Jesús quiere encontrar en sus vidas y entender lo importante que eres para Cristo, porque nadie desea tu felicidad más que Dios".

Luego, en el momento de la oración de los fieles y en la presentación de las ofrendas, nuevamente algunos chilenos fueron invitados a participar en la liturgia.

Al concluir la misa todos los asistentes ingresaron al interior de la Basílica donde se realizó un concierto y adoración al santísimo sacramento, emotivo momento con el que se cerró un día que comenzó conociendo más de la región y la fe polaca.

Slopnice, Pasierbiec y el camino de la cruz que lleva a la Santidad

Durante la mañana se desarrollaron diversas catequesis, a través de las cuales las comunidades entregaron formación respecto de algunos santos de Polonia. Una de ellas se desarrolló en la parroquia Juan Pablo II de la comuna de Slopnice, donde se presentó la vida de la beata Carolina Kozkowwna, una joven muy sensible al dolor de los pobres, los enfermos y necesitados; que a los 16 años murió asesinada por un soldado ruso a principios del siglo XX. Su sencillo y ejemplar testimonio llevó a que el papa Wojtyla la beatificara en 1987.

Tras esa formación, en la escuela cercana al templo, el alcalde de la localidad Adam Soltys, presentó a los peregrinos extranjeros los atractivos culturales y patrimoniales de la región, en donde la fe juega un papel clave.

Tras la presentación, la autoridad local señaló: "Estamos muy felices que en esta Jornada Mundial de la Juventud tengamos la oportunidad de compartir con gente de Chile. Esperamos que no solo en la JMJ nos visten, sino que se interesen por nuestra cultura e historia y nos vuelvan a visitar, ya que nosotros también estamos interesados en la vuestra".

En la ocasión también estuvo presente el párroco, Jan Gniewek, quien expresó: "Polonia es un país muy religioso y, por lo tanto, nos interesa mucho conocer Chile que también son muy católicos y nos ha gustado mucho rezar con ustedes en misa. Los esperamos en Polonia".

Posteriormente los jóvenes de Chile, Eslovaquia y Polonia que son recibidos por la parroquia, fueron llevados al Santuario de Nuestra Señora de la Reconciliación en Pasierbiec, en donde destaca un especial Vía Crucis. En cada estación, hombres y mujeres de la historia de Polonia, llevan la Cruz junto a Jesús, representando momentos dolorosos de la historia del país, donde la fe dio esperanza. Juan Pablo II, Maximilino Kolbe, familias recluidas en campos de concentración durante la guerra mundial, son parte de quienes acompañan el camino del Señor en esta particular expresión artística de su pasión y muerte.



Kevin Collipal, joven de la parroquia Nuestra Señora de los Pobres de Huechuraba, comentó al respecto: "Estas actividades acercan mucho a la juventud con su país. Creo que representan muy bien en cada una de las estaciones los sufrimientos que paso Polonia y este tipo de iniciativas tan novedosas existieran en nuestro país, sería muy genial".

Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Limanowa, 22 de Julio, 2016
Galerías Fotográficas