Intensas y emotivas jornadas en un nuevo proceso de formación de Animadores de la Esperanza

Las zonas Oriente, Oeste, Sur y Centro vivieron la segunda experiencia de formación bajo el lema unitario “En comunión con el Espíritu Santo”. En total, fueron 86 jóvenes animadores los que pudieron experimentar estos profundos encuentros.

En la zona Oeste, recibió a 49 jóvenes que participaron de las actividades propias del procesos donde vivenciaron profundamente el encuentro con Cristo, que estuvo fuertemente enfatizado en la dimensión de la comunidad cristiana bajo el anuncio de Jesucristo como acción de la obra de vivencia comunitaria y fraterna.

“El equipo de formadores sentimos que, sin duda, la experiencia vivida, los hizo salir fortalecidos en el espíritu y motivados a proyectar una actitud misionera que ayude a enriquecer la comunión. Agradecemos a quienes nos acompañaron en oración y presencia, pues sentimos que nuestra zona ha sido fuertemente bendecida con gente que vive por sus hermanos y con pastores que predican con el ejemplo”, sostuvo Diego Herrera, encargado de formación de la Pastoral Juvenil para la Zona Oeste.

Además, agradecieron la presencia del padre Daniel Irarrázabal, párroco de San Luis Beltrán en Pudahuel, quien también es integrante del equipo de la Pastoral Juvenil de la zona Oeste, que los acompañó en todo momento y presidió la eucaristía del día sábado, como también la del Vicario, Monseñor Galo Fernández, quien compartió con los jóvenes durante la mañana del domingo y culminó el encuentro con la misa dominical.

En la Zona Oriente, en tanto, los 22 jóvenes que participaron, experimentaron en pleno el proceso de preparación para ser Animadores de la Esperanza. Desde el viernes hasta el domingo, disfrutaron de espacios de oración, reflexión, formación y fraternidad, que son esenciales dentro del camino que están viviendo.

En esa línea, los jóvenes seguirán el camino preparatorio con la escuela de invierno, donde se entregan los contenidos básicos sobre la Sagrada Escritura para los futuros animadores de comunidades juveniles.

“El encuentro permitió adentrarse en la vida de la Iglesia, llamados a iniciarse en comunidades donde se comparta la vida y la fe. Así, los jóvenes pudieron comprender el valor que tiene el espacio comunitario para la vida de la Iglesia, y en el fortalecimiento del Encuentro permanente con Jesús”, expresó Francisca Palacios, encargada de Formación de Pastoral Juvenil de la zona Oriente.

Finalmente en la Zona Sur, específicamente en la casa de los Salesianos en Lo Cañas, tuvo lugar la segunda jornada de formación, donde 15 jóvenes pertenecientes a las dos comunidades, Apostólicos Romanos y Líderes con los dones del Espíritu Santo, vivieron el Pesaj a la luz de Jesucristo, talleres de habilidades sociales y la celebración de un nuevo pentecostés para la comunidad cristiana.

“Se les dio la bienvenida y aprovechamos de ver el partido, posteriormente fue la cena, distribución de dormitorios y a las 10:00 horas, comenzó formalmente el itinerario formativo, donde los animadores tuvieron las oportunidad de vivir el Pesaj e integrarse en sus comunidades… además el sábado comenzamos con la oración y durante la tarde hubo un momento de oración junto al Santísimo. En general, la jornada fue bastante emotiva, y las comunidades se afiataron bastante”, relató Karina Muñoz Aguayo, encargada de formación de Pastoral Juvenil zona Sur.

Por último, Karina Muñoz, dentro de las conclusiones que le dejó la actividad es que “son chicos con mucho potencial como animadores y con mucho compromiso, sedientos por profundizar en el misterio de la fe para un encuentro con Cristo”, agregando que el domingo terminaron con la celebración de la eucaristía, ocasión en que los animadores participaron como lectores y en el coro, ya que se estaban dotados de instrumentos.

Los jóvenes de la Zona Centro, a su vez, se congregaron en la Casa de Retiro Santo Cura de Ars, ubicada en Renca. Con alegría, entusiasmo y compromiso de vivir el proceso de formarse en su servicio pastoral. Además, descubrieron la experiencia de reunirse en torno al Espíritu y de formarse como grupos, pero terminando la Jornada siendo comunidades.

Para el día sábado comenzaron con un viaje en el tiempo, entrevistando a Pedro y Pablo, lo que permitió conocer ¿Qué es una comunidad? ¿Qué valores comparten? Siendo una invitación y una interpelación constante a ser y vivir en comunidad.

Luego se realizaron talleres en los cuales de una forma dinámica pudieron conocer habilidades sociales importantes a desarrollar como animadores, entre ellas: Comunicación, Asertividad y posteriormente, vivieron la ruta del Espíritu, conociendo a algunos testimonios que siguen vivos hoy entre nosotros y son un fuego constante de encender otros fuegos, como San Alberto Hurtado, Sor Teresa de Calcuta y el Papa Francisco, que desde el actuar del Espíritu en su vida nos sigue invitando a ser una iglesia misericordiosa.

Todo culminó con una misa presidida por el Padre Francisco Llanca, vicario de la esperanza joven. En la eucaristía se rescató la importancia de ser comunidad y se compartió una bendición con agua para cada una de las comunidades que son “Corderitos kerygmáticos del Señor”, “Apocalipsis de los Pequeños Gigantes”, “Curiosos de Cristo”, “Servidores de la Esperanza” y “Den fe”.


Fuente: Comunicaciones Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 14 de Junio, 2016
Galerías Fotográficas