Profunda reflexión de asesores de Pastoral Juvenil en encuentro anual

Alejados de toda la bulla y acelerada vida de la ciudad, 35 jóvenes asesores y acompañantes de la Pastoral Juvenil de parroquias y colegios participaron este fin de semana en su encuentro anual arquidiocesano, en la Casa de Ejercicios Espirituales La Ermita, en el kilómetro 11 del Camino a Farellones. Al lugar concurrió el cardenal Ricardo Ezzati para celebrar la misa junto a los jóvenes.

Participaron en esta jornada desde el viernes en la noche no sólo asesores, explicó Camilo Calas, jefe de desarrollo del Área Pastoral de la Vicaría de la Esperanza Joven, sino personas que realizan también acompañamiento pastoral juvenil como coordinadores parroquiales o formadores de comunidades.

Este encuentro arquidiocesano se realiza desde hace muchos años como un momento de oración, reflexión, formación y compartir experiencias a la luz de la Palabra de Dios. “Está pensado y diseñado para que asesores y acompañantes de pastoral juvenil puedan poner en común sus propias experiencias, discernir y hacer algunas reflexiones”, precisó Camilo, esta vez a la luz de la segunda carta de san Pablo a los Corintios, capítulo 4, versículos 1 al 15. La reflexión se centró en la frase “llevamos este tesoro en vasijas de barro”, y en ese contexto hubo un momento de adoración al Santísimo.

El sábado en la mañana los jóvenes tuvieron un taller sobre el acompañamiento, a cargo de la hermana Gloria, del Centro de Espiritualidad Ignaciana. En la tarde trabajaron y reflexionaron acerca de la proyección de este servicio a los jóvenes, cómo responden a las características propias y necesidades de los jóvenes a los que prestan sus servicios pastorales.

Dejarse acompañar por el Señor

La actividad culminó con un encuentro con el Arzobispo de Santiago, cardenal Ricardo Ezzati, quien luego de escucharlos presidió la eucaristía, con textos motivadores para la Misión Territorial en que está empeñada la Iglesia en Santiago. El pastor les señaló que “a pesar de las imperfecciones, cada asesor y acompañante de Pastoral Juvenil lleva agua a la vida de sus comunidades”. Y agregó que hay que hacer camino con los jóvenes para que ellos descubran que Jesús estaba y ha estado siempre con ellos. “Jesús es la única fuente para lograr pesca abundante en lugares donde a veces parece que no se podrá pescar nada", afirmó.

El cardenal insistió en el amor con que el Señor resucitado se manifestó a los peregrinos de Emaús, a quienes no increpó a pesar que ellos no lo reconocieron, “por el contrario, los acompañó, sin juzgarlos". Añadió que “dejarse acompañar es dejarse amar por el amor del Señor, dejarse acompañar por la misericordia y la bondad de su corazon. En las frágiles vasijas de barro está el Señor para acompañarlos", señaló el arzobspo. Finalmente, destacó el trabajo de los jóvenes afirmando que “los asesores comparten la tarea del obispo desde su mision laical".

Fuente Departamento de Comunicaciones
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 19 de Abril, 2015
Galerías Fotográficas