24 de mayo, 2014
La fe es el mayor regalo que podemos recibir

La afirmación la hizo el cardenal Ricardo Ezzati durante la misa que presidió este sábado, en la que entregó el sacramento de la Confirmación a 49 jóvenes de ambos sexos, en la parroquia Pietro Bonelli, de Puente Alto.

El templo, ubicado en el sector El Molino de esa comuna, estaba repleto de fieles y familiares de los confirmandos, provenientes de las seis capillas y del propio sector parroquial, quienes siguieron con devoción el desarrollo de la liturgia. Esta comunidad está a cargo de tres sacerdotes, uno mexicano y dos italianos, pertenecientes a la Sociedad de Vida Apostólica San Carlos Borromeo, que nace del movimiento Comunión y Liberación. El párroco, padre Marco Aleo, explicó que los 49 jóvenes se prepararon durante poco más de dos años, cuya formación estuvo a cargo tanto de los monitores como de los propios sacerdotes. Expresó su confianza en que el descubrimiento de la presencia de Jesús en la vida de estos jóvenes “los pueda iluminar cada vez más en el trabajo, en el estudio, en la vida afectiva, porque he visto en ocasiones anteriores que los jóvenes confirmados están deseosos de comunicar lo que ha encontrado”.

El padre Marco resaltó la presencia del pastor en la parroquia como “la presencia de Jesús, que viene a confortarnos en el proceso pastoral que vivimos”.

Antes de la homilía, el párroco presentó al Arzobispo de Santiago los confirmandos y garantizó que estaban preparados para recibir el sacramento.

Aprendan desde ya a ser misioneros

Durante su homilía, el cardenal Ezzati afirmó que la Confirmación es un regalo que proviene de la misericordia de Dios. “El ser hechos hijos de Dios, hermanos de Cristo, miembros de la familia de Dios; el recibir una misión para transformar el mundo en la gran familia de Dios es un don”. Agregó que “ser cristianos es el regalo más grande que podemos recibir en nuestra vida”. El pastor animó a los presentes a nunca desesperar, “porque Dios nos ama, porque Él ha enviado a su Hijo para que esa oveja perdida que somos cada uno de nosotros pueda ser cargada sobre sus hombros y encontrar siempre abierta la puerta de su bondad y misericordia”.

Luego, el cardenal Ezzati dijo a los jóvenes confirmandos que “cada uno de ustedes es el templo vivo de Dios, del Espíritu Santo, son seres espirituales, que se dejan guiar por el Espíritu y no por las apariencias, por promesas de felicidad efímeras y mentirosas”.

También el Arzobispo de Santiago expresó a los jóvenes y a todos los fieles presentes que la acción del Espíritu Santo nos invita a la misión, “los hace a ustedes, jóvenes, hombres y mujeres, misioneros, que saben transmitir a los demás esta alegría de la fe. Queridos jóvenes, sean misioneros, y no solamente en este año de la Misión territorial. Aprendan desde ahora a ser misioneros de Jesús en sus lugares de trabajo, de estudio, de amistad y de la familia”. Finalmente, el cardenal invitó a los jóvenes a no dejar la comunidad parroquial, “en la que el don de Dios se hace grande para ustedes y para todos”.

Terminada la homilía, los jóvenes recibieron el cirio encendido, signo de Jesucristo resucitado, y luego renovaron la profesión de fe hecha por sus padres y padrinos en el Bautismo. Luego, el arzobispo y los sacerdotes presentes impusieron las manos a los 49 jóvenes, transmitiéndoles el Espíritu Santo, para terminar con la unción del Crisma, con lo cual culminó la entrega del sacramento, que completó el ellos el Bautismo y los sacramentos de iniciación cristiana.

Tanto antes de la misa como al final de la liturgia, el cardenal Ezzati compartió largos momentos con numerosos fieles que se acercaban al pastor para saludarlo.

Una de las jóvenes que se confirmó, Dania Amparo Vega, dijo que “han pasado cosas en estos dos años y medio, en esta preparación encontré mi vida y ahora espero confirmar este sacramento cada día”.

Por su parte, María Ángel de Jesús Martínez expresó su anhelo de plasmar en este sacramento toda su vida futura, en la que espera “seguir siempre a Jesús, ser testigo vivo cada día del Evangelio”.

Fuente Departamento de Comunicaciones
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 24 de Mayo, 2014
Galerías Fotográficas