Jóvenes de la parroquia Nuestra Señora de las Nieves Confirman su fe
- Por Carolina Jorquera Oliva

De las manos del Arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, quien los invitó a ser constructores del Reino de Dios en la sociedad actual



El Óleo Santo fue depositado en sus frentes como signo de su decisión de seguir a Jesús. Son 29 personas de las parroquias San Patricio y Nuestra Señora de las Nieves, quienes recibieron el sacramento de la Confirmación, la mañana del sábado 14 de diciembre.

Nervio y emoción embargaba el corazón de estos jóvenes a minutos de recibir este sacramento, que es un don del Espíritu Santo. Entre ellas Antonia Muñoz (17), quien ensayaba una y otra vez como encendería la vela, con la que renovaría su promesa bautismal: “Estoy ansiosa, pero feliz de seguir el camino de Jesús. Estoy segura que tengo Fe y creo en Cristo”.

“Aquí estoy Señor” respondían cada uno de los confirmados, cuando anunciaban su nombre y eran presentados por la comunidad al Arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, quien les pidió que llenarán su corazón con la presencia salvadora del hijo de Dios: “Estamos viviendo el tiempo de Adviento que es una gran parábola y nos da cuenta que hay muchas esperas y esperanzas en la vida de las personas. Sin embargo, el corazón de muchas está inquieto, no encuentran las respuestas que esperan. El Señor es la respuesta y ustedes tienen que llenar su corazón de esta presencia salvadora. Han sido llamados por su nombre y ustedes han respondido; “Aquí estoy Señor”. Quien nos llama es Dios, que por medio de Jesús, se ha hecho cercano a nuestras esperas. Nació pobre y nos regala la vida”.

El pastor de la Iglesia de Santiago también explicó en su homilía, que el sacramento de la Confirmación es un gesto de Dios, un compromiso de un padre que nunca olvida a sus hijos, pero también implica la palabra de sus hijos, que descubrieron que quieren vivir en comunión con su amor: Manifiestan la voluntad públicamente de ser auténticos cristianos en medio de una cultura que margina a Dios y que deja desnuda a las personas. Ese “aquí estoy” tiene que reflejar el deseo de construir sus vidas en Dios en armonía con los demás y con la creación”.

Luego de la homilía cada uno de los jóvenes, junto a sus padrino, fueron presentados al Arzobispo, quien los confirmo en su fe; imprimiendo en sus frentes una cruz con los óleos, consagrados en tiempo de Semana Santa.

Los 29 confirmandos fueron ungidos con este Crisma (Cruz) antes un centenar de familiares que eran testigos de este gran paso.

Alejandro Olea (24) manifestó que el recibir este sacramento, luego de dos años de preparación, no es un término, es un comienzo: “Es una misión que quiero seguir y manifestar que siempre me ha apoyado hasta en los momentos más difíciles y quiero brindar ese mismo acompañamiento a los que lo necesiten”.

Sebastián Área (17) también sintió la presencia de Dios en uno de los momentos fuerte de su vida, la muerte de su sobrino: “Yo entré a confirmación para poder ser el padrino de bautizo de mi sobrino, en el camino el murió, pero yo seguí el proceso para demostrar que creo en Dios y también en memoria de mi pequeño”.

Finalmente el Arzobispo los envió a anunciar a Jesús, a seguir en misión permanente y enfatizó que no existe navidad sin el Hijo de Dios y que eso tienen que anunciarlo por todos los rincones.

Fuente: Comunicaciones Iglesia de Santiago

www.iglesiadesantiago.cl


Santiago, 14 de Diciembre, 2013
Galerías Fotográficas