Clero joven de Santiago se renueva en encuentro fraterno
- Por Felipe Herrera E., pbro.

Más de 20 sacerdotes compartieron alegremente en Auco sus primeras vivencias como ministros del Señor.

Una jornada de oración y reflexión reunió a los 22 sacerdotes más jóvenes del clero de Santiago, todos ordenados en los últimos cinco años. Entre el 24 y el 26 de noviembre se congregaron en el Santuario de Teresa de Los Andes, Auco, para revisar y fortalecer el ministerio que están iniciando, y renovarse en su vocación de servicio a partir del compartir fraterno de sus experiencias como presbíteros.

"Vemos que hay desafíos, alegrías y también hay dolores en común, y que compartiéndolos con otros se hacen más llevaderos", comentó el padre Cristián Rojas, vicario de la parroquia María Misionera de Maipú, quien recibió el Orden Sagrado en 2010.

Durante la jornada, organizada por la Vicaría del Clero, los presbíteros participaron de un taller de liderazgo con el psicólogo Marco Abarca, junto a quien reflexionaron en torno a los modos de ejercer la autoridad en medio de las comunidades cristianas.

"Esta experiencia nos hace conscientes de que todos tenemos las mismas luchas, pero también la seguridad que Dios nos acompaña a pesar de nuestras debilidades, porque Él es fiel y hace obras grandes a través de nosotros", afirmó el presbítero Juan Pablo Gómez. Este sacerdote colombiano, de la diócesis de Manizales, se desempeña en la parroquia Sagrado Corazón de Esmeralda, y cumplió dos años de ministerio durante el encuentro.

El padre Maximiliano Grez es sacerdote hace apenas siete meses, y sirve como vicario parroquial en San Luis Beltrán, Pudahuel. Esta fue la primera jornada de este tipo en la que participó, pudo reunirse con los hermanos con que compartió ocho años de seminario. "Valoro profundamente este encuentro con los compañeros de curso, porque ahora estamos viviendo el ministerio sacerdotal en distintos ámbitos. Cada uno ha podido manifestar sus penas y alegrías, en esa confianza que cultivamos durante la etapa de formación", expresó.

La jornada del clero joven de Santiago culminó con una Eucaristía celebrada en el monasterio del Espíritu Santo, comunidad en que vivió Santa Teresa de Los Andes, cuya protección e intercesión pidieron los sacerdotes.

Fuente: Comunicaciones Iglesia de Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 26 de Noviembre, 2013