Con alegría se llevó a cabo una nueva versión de María Mírame

Monseñor Cristián Contreras Villarroel, obispo auxiliar de Santiago presidió el encuentro, que estuvo marcado por la construcción del muro de la fe.

A partir de las 18:00 horas empezaron a llegar los jóvenes al Santuario de la Inmaculada Concepción, en la cumbre del Cerro San Cristóbal. A esa hora el equipo de servicio celebraba la misa para preparar el corazón y trabajar durante el tradicional encuentro juvenil de oración mariano.

Con la música de la banda Cristo Vida y Rock and Roll los cientos de peregrinos se animaban para comenzar la vigila que en esta versión, bajo el lema “A Jesús por María, testigos de la fe”, recogería los frutos del Año de la Fe, que se cerraba en toda nuestra arquidiócesis el sábado 23 de noviembre.

El pre encuentro estuvo macado por la construcción del muro de la fe, donde una frase del Papa Francisco, y una de monseñor Ezzati, Arzobispo de Santiago, invitaban a los participantes a expresar en un “post it” alguna experiencia, inquietud, o idea sobre la propia fe. La frase de monseñor Ezzati decía: “Queridos jóvenes, vivamos nuestra fe haciéndonos peregrinos”, haciendo una clara invitación a compartir este don en lo que será la Misión Territorial 2014.

La Vigilia

A las 19:30 horas se encendió el fuego, y se invocó al Espíritu Santo, dando inicio al encuentro de oración mismo, que fue presidido por monseñor Cristián Contreras Villarroel, obispo auxiliar de Santiago. “La fe es una gracia que se fortalece dándola”, dijo monseñor Contreras al comienzo de su catequesis, y siguió: “Tal como han dicho los obispos de América latina, debemos entrar en una experiencia de fe misionera”

Luego, hizo una analogía recordando el pasaje de la Biblia en que María Santísima visita a una mujer encinta y la criatura que está en el vientre salta de gozo: “La Iglesia espera que con nuestra presencia hagamos saltar de gozo al que está al lado”. “Anunciar el Evangelio de Jesús no es un consejo, es un mandato de Él. Debemos ser como María, aceptar el mandato del Señor, y llevar su Palabra”, agregó el obispo.

Luego de la reflexión, se exhibió un video con testimonios de fe de diferentes personas. Después del video, se invitó a los participantes del encuentro a mirar la ciudad con los ojos de Jesús, para lo cual formaron grupos en los que compartieron sus propias experiencias. Monseñor Contreras Villarroel también participó de uno de los grupos.

La vigilia continuó con la solemne adoración al Santísimo, la ciudad estaba de fondo, todo iluminado con velas a los pies de nuestra Madre. La oración de renovación del compromiso con María marcó el término de la Vigila que se extendió hasta pasadas las 21:00 horas. Los jóvenes se pusieron la pulsera que los distingue a su regreso a la ciudad, donde después de la bendición final, recibieron el envío de llevar la Buena Nueva.

Fuente: Comunicaciones Iglesia de Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 24 de Noviembre, 2013
Galerías Fotográficas