16 de Noviembre, 2013
Arzobispo de Santiago confirmó a 82 personas en Colina

Afuera del pequeño templo, en la plaza de Esmeralda, Colina, monseñor Ricardo Ezzati presidió la eucaristía en la que confirió el sacramento de la Confirmación a 82 feligreses de la parroquia de Sagrado Corazón, de esa localidad de la Zona Norte.

Al aire libre y flanqueados por la campestre fachada parroquial y los árboles de la plaza, centenares de fieles se acomodaron para participar en la liturgia en la que jóvenes, niños con capacidades diferentes y adultos completarían sus sacramentos de iniciación cristiana, acompañados de sus monitores, el párroco, padre Jesús García, y el vicario, padre Juan Pablo Gómez, ambos colombianos, de la arquidiócesis de Manizales.

El padre Jesús explicó que de entre los adultos hubo personas que recientemente se bautizaron e hicieron su Primera Comunión y que ahora, después de confirmarse, se aprestan para recibir el sacramento del Matrimonio. Agregó que la visita del pastor “nos alegra bastante, él ha estado muy pendiente de esta parroquia y siempre que nos vemos me pregunta por esta comunidad, la tiene muy presente”.

Sin derecho a desanimarse

Antes de la homilía, el párroco presentó a los confirmandos al arzobispo y le garantizó que se han preparado adecuadamente para recibir el sacramento. Luego, monseñor Ezzati expresó su alegría de volver a esta comunidad parroquial, que ya ha visitado en ocasiones anteriores, y afirmó que “somos personas dignas de todo respeto porque somos hijos de Dios. No hay dignidad más grande que ésta; no es la dignidad del poder, del dinero, de la prepotencia, no es la dignidad de aquel que se impone sobre los demás porque se cree más. Es la dignidad que nos viene del regalo que Dios nos hace, que somos sus hijos”. Agregó que, por lo tanto, “no tenemos derecho a desanimarnos en la vida, a perder la esperanza. Siempre, también cuando las cosas no nos van como queremos, podemos levantar nuestra mirada al cielo y descubrir que Dios nunca deja de ser Padre”.

Más adelante dijo a los que iban a recibir la Confirmación, que “la Iglesia será más misionera si cada uno de ustedes se convierte en un miembro misericordioso, solidario y santo de la Iglesia”, y los llamó a ser parte del Reino de Dios, parte de los que quieren la vida abundante para todos, parte de los que quieren construir un Chile fundado en la paz, en la verdad y la justicia que nos vienen del Evangelio del Señor”. Finalmente, invitó a todos los presentes a mantener viva la tradición de la fe y hacerla crecer en cada una de sus familias”.

Terminada la homilía, los confirmandos renovaron sus promesas bautismales y recibieron de parte del Arzobispo de Santiago la imposición de manos y la unción con el Santo Crisma, comunicándoles así el Espíritu Santo.

La voz de los feligreses

Pamela Rodríguez, encargada de Liturgia, señaló que “la parroquia ha estado creciendo pastoralmente, con mucha participación laical. La vista del Arzobispo de Santiago nos pone muy felices, es una gracia de Dios, porque somos ovejas que lo necesitamos”.

Por su parte, Jimena Hormazábal, alumna de tercero medio del Liceo 7 de Providencia, indicó que su preparación a este sacramento “ha sido un tiempo muy hermoso, un proceso de encontrarme con Dios en las personas con las que trabajo y convivo”. Espera recibir el Espírtu Santo para trabajar en la parroquia como catequista a partir del próximo año.

Sebastián López, alumno de DuocUC, monitor se Confirmación, resalta que el plan pastoral de la parroquia está en función de que los jóvenes que se confirman sigan participando en las comunidades juveniles y no se alejen de la Iglesia. “La respuesta de los chiquillos ha sido bastante buena, ellos están contentos y nosotros aún más”, manifestó.

Fuente Departamento de Comunicaciones www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 16 de Noviembre, 2013
Galerías Fotográficas