Monseñor Ezzati presidió misa inaugural del Encuentro Arquidiocesano de Catequistas 2013
- Por Benjamín Aguirre

Más de dos mil fieles de la Iglesia de Santiago llegaron hasta Espacio Riesco, a primera hora de este sábado 5 de octubre, para renovar su compromiso como transmisores de la fe al interior sus comunidades.

Entusiasmados escucharon los dos mil catequistas lo que el Papa Francisco ha dicho sobre su rol al interior de la vida de la Iglesia. Con alegría recibieron a monseñor Ricardo Ezzati, Arzobispo de Santiago, mientras se acercaba al altar para presidir la santa misa en la versión 2013 del Encuentro Arquidiocesano de Catequistas, “los saludo con mucho cariño en el día de hoy en este encuentro tradicional que cada año celebramos”, dijo monseñor Ezzati al comienzo de la eucaristía, y agregó, “ustedes son la esperanza que se funda en la certeza de la presencia del Señor en la vida de la Iglesia y en nuestra propia vida”.

El altar estaba coronado con el lema que animó la jornada “La alegría de crecer y comunicar la fe”. Durante la misa, que fue concelebrada por monseñor Pedro Ossandón, obispo auxiliar de Santiago; y por monseñor Héctor Gallardo, Vicario General de Pastoral; el Arzobispo de Santiago resaltó el rol que deben cumplir los catequistas en 2014, año que estará marcado por la Misión Territorial: “Estamos por terminar el año de la fe y nuestra Iglesia entra en el año de la misión, siguiendo la tarea que Aparecida nos ha indicado, siguiendo el camino que con los jóvenes hemos recorrido los dos últimos años”, dijo monseñor Ezzati durante su homilía.

Los catequistas, que provenían de cada una de las zonas pastorales de Santiago, escucharon atentos las palabras del Arzobispo, “En este año que vamos a comenzar dentro de poco en nuestra ciudad, espero que como catequistas tengan los ojos abiertos, sepan contemplar las necesidades de fe, esperanza y amor de nuestra gente, que sepan mirar y contemplar las necesidades de compañía, de solidaridad que tengan nuestros hermanos. La catequesis no es solo iluminar la cabeza con nociones de la vida de fe, es también llegar como Jesús al hombre y la mujer concreto, de todos los días, aquellos que encontramos en nuestros barrios”.

Al término de su homilía, monseñor Ezzati expresó a los asistentes su agradecimiento, “Muchas gracias por su testimonio, por el compromiso que renuevan hoy de ser cercanos, de ser catequistas que ven y se conmueven, que se ponen al servicio para que el Reino crezca en nuestra ciudad”.

Los asistentes hicieron la renovación de su compromiso con la Iglesia, a través de una oración especial que dirigió el Arzobispo. Durante la comunión los fieles se acercaron a recibir el Cuerpo de Cristo para luego realizar la oración del catequista. Al final de la misa, monseñor Ezzati agradeció al Instituto Pastoral Apóstol Santiago y al Departamento de catequesis. “El Papa Juan Pablo II afirmó que la Iglesia le debía muchísimo a los catequistas. Quisiera hacer mía esas palabras: La Iglesia de Santiago le debe muchísimo a sus catequistas”, dijo monseñor Ezzati, quien se dio tiempo para compartir con los diferentes grupos que se acercaban para saludar, recibir la bendición y fotografiarse.

Fuente: Comunicaciones Iglesia de Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 05 de Octubre, 2013
Galerías Fotográficas