Chilenos conocieron puntos claves de la historia de fe de Petrópolis

La Catedral, el Museo Imperial y el Trono de Fátima. Este último construído por Paul Landowski, artista del Cristo Redentor ubicado en Río de Janeiro.

Chilenos bailando Samba y brasileños gritado el mítico "Chi, Chi, le, le...viva Chile" fue la tónica de la segunda jornada de semana misionera en la ciudad de Petrópolis.

El día comenzó muy temprano, a las 7:00 de la mañana. Los peregrinos se juntaron a rezar para luego partir al "día de la cultura", entre español y portugués, finalmente el idioma oficial del circuito por la ciudad fue el "portuñol".

Banderas chilenas, brasileñas, francesas y hasta escocesas se veían en las calles. Con aplausos y bocinazos los petropolitanos celebraban la visita de estos peregrinos, provenientes de distintos rincones del mundo.

Por la mañana, divididos en distintos grupos, conocieron el Museo Imperial, una de las atracciones más importantes y más visitadas de todo Brasil, según Luiz Carlos Gomes, presidente del Instituto Histórico de Petrópolis: “Tiene un acervo riquísimo, la Colonia Imperial fue la más elegante de todas y tiene relevancia histórica para nuestra ciudad”.

La Catedral de San Pedro de Alcántara fue el segundo destino. Fue construída en 1870, en un terreno donado por la familia imperial, en homenaje a la ciudad, los peregrinos tuvieron un momento de acción de gracias en este lugar.

Mientras se trasladaban de un lugar a otro, los jóvenes cantaban alegres y a viva voz el himno de la Jornada Mundial de la Juventud: “Cristo nos invita, vengan mis amigos, Cristo nos envía, seamos misioneros”, a lo que los transeúntes respondían con caríñosos aplausos.


Jóvenes de la Patagonia recorrieron 5 mil kilómetros para ver al Papa

Entre ellas, Consuelo Aros de 16 años, vino junto a 28 compañeros de su colegio ubicado en Coyahique a misionar a Petrópolis. Recorrieron casi 5 mil kilómetros, durmiendo en los aeropuertos entre escala y escala, “quiero llevar esta experiencia de fe a mis tierras que son tan lejanas y australes”, comentaba miestras subía el cerro hacia el “Trono de Fátima".

Otro punto clave de la historia de fe de Petrópolis, mide más de tres metros de altura y fue construída por Paul Landowski, arquitecto del Cristo Redentor de Río de Janeiro.

La delegación de Chile, Brasil y Francia subieron juntos el cerro hacia la imagen de Fátima, rezando el rosario en los tres idiomas, pero unidos por la misma fe. Esto le hizo mucho sentido a Nicolás que viene desde Santiago, el unir a todo el mundo bajo una misma creencia, una misma persona, el Papa Francisco, “es el primer discípulo de Cristo en la tierra, si tuviera la oportunidad de hablar com él le pregutaría cómo cultiva su fe, para que me enseñará”.

Al llegar a la cima del cerro se desintegraron las diferencias culturales y los peregrinos se abrazaban unos con otros, fotografiándose con las banderas unidas, símbolo del ambiente previo a la Jornada Mundial d ela Juventud, que se vivirá entre el 23 y el 28 de Julio en Río de Janeiro.



Fuente:Prensa Jornada Mundial de la Juventud Chile
Santiago, 18 de Julio, 2013
Galerías Fotográficas