Multitudinaria misa de envío para la Jornada Mundial de la Juventud en la Catedral Metropolitana
- Por Carolina Jorquera Oliva

Fue Presidida por el Arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, quien invitó a los jóvenes tener siempre una meta, evitando la cultura nómade que no tiene ningún objetivo claro.

Una bandera chilena de 20 metros cuadrados, sostenida por más de mil jóvenes y representantes del clero de Santiago. Es la foto oficial de la delegación nacional que viajará a Río de Janeiro, a encontrarse con el Papa Francisco en los próximos días.

Antes de iniciar esta aventura, participaron en una misa de envío la mañana del domingo 7 de julio en la Catedral Metropolitana, donde el Arzobispo de Santiago, monseñor Ricardo Ezzati, los bendijo especialmente y les dijo que el Santo Padre los esperaba con mucha alegría.

Entre los peregrinos, Romina, de la parroquia Nuestra Señora de Monserrat de Puente Alto, quien junto a un grupo de 20 personas, asistirá por primera vez a una Jornada Mundial de la Juventud, “hemos trabajado dos años con mucha ilusión, parar poder costear los pasajes, pero lo más importante es que vamos con el corazón lleno a recibir la bendición del Santo Padre”.

Y de otro sector de Santiago, Carolina, de la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes de los Castaños, quien quiere proclamar con fuerza que la Iglesia Joven está más viva que nunca, “que los jóvenes estamos dispuestos a protagonizar un cambio, que somos comprometidos y que esta experiencia nos va unir como comunidad eclesial chilena”.

En su homilía el Arzobispo de Santiago les dijo a los jóvenes que, hace un par de días estuvo con el Papa Francisco y que le contó que más de 5 mil chilenos asistirían a esta jornada, “el Papa los invita a vivir un encuentro con Cristo, con una Iglesia Joven que se renueva. Vayan a Río llenos de gozo, manifestado la alegría de haberse encontrado con aquel que le da sentido a la existencia humana, Jesús. Pónganse en camino, tenga claro que la fe en Dios es su meta. Eviten la cultura actual nómade, que no tiene ningún destino”.

En la oportunidad también se le entregó el “Kit del peregrino” a monseñor Ezzati: un banano, poleras, gorro, manual y bandera chilena. Agradeció mucho el gesto y envió a los jóvenes a vivir este encuentro lleno de la presencia de Dios: “Señor nuestro, tú qué quieres que todos los hombres tengan vida en ti y lleguen al conocimiento de la verdad, bendice a estos hijos tuyos a los que llamaste a colaborar contigo en el anuncio de la Buena Noticia”.

Finalmente, los miles de asistentes salieron al frontis de la Catedral. Protagonizando, al ritmo de batucadas, un carnaval espontáneo, manifestando su alegría de participar en la Jornada Mundial de la Juventud.

Fuente: Comunicaciones Iglesia de Santiago
www.iglesiadesantiago.cl
Santiago, 07 de Julio, 2013
Galerías Fotográficas

Videos

  Rumbo a la JMJ: Misa de envío